es
    DE ASUNTOS PÚBLICOS ARGENTINA

    La deuda: Una espada de Damocles para el gobierno

    El empantanamiento de las negociaciones entre el gobierno argentino y los bonistas privados por la reestructuración de la deuda externa, fue tal vez uno de los principales temas en la agenda económica. Luego de que por varias semanas se comunicara que el acuerdo estaba a la vuelta de la esquina, por estos días esa posibilidad pareció alejarse.

    En efecto, luego de que el viernes 12 el gobierno argentino extendió el plazo de cierre de negociaciones al 19 de junio, el miércoles pasado se dieron por terminados los acuerdos de confidencialidad de las negociaciones entre ambas partes. Ese mismo día el fondo BlackRock advirtió que estaba evaluando la posibilidad de recurrir a los tribunales de Nueva York ante el fracaso de las negociaciones y el Ministerio de Economía publicó un comunicado dando cuenta que las contraofertas de los bonistas eran inconsistentes con los criterios de sostenibilidad recomendados por el FMI.

     

    “El fantasma de un nuevo litigio internacional, se mece sobre las cabezas del presidente Alberto Fernández y Martín Guzmán”

     

    Aquel mismo día, mientras la prensa ya hablaba del abismo del default, el presidente Alberto Fernández se reunió con el ministro Martín Guzmán para analizar los pasos a seguir. Por ahora todo indicaría que la fecha límite del viernes 19 será, una vez más, testimonial, y las negociaciones entre las partes continuarán en los días por venir.

    Durante la mañana de hoy, en Washington, el vocero del FMI, Gerry Rice, afirmó que el fondo espera que ambas partes lleguen a un acuerdo. Mientras tanto, en Nueva York, el Grupo Ad Hoc de Bonistas de Argentina lanzó su propio comunicado, indicando que, dado el fracaso de las negociaciones, el conglomerado estaba considerando otras alternativas.

    De esta manera, al cierre de esta semana el acuerdo parece más lejano que nunca y el fantasma de un nuevo litigio internacional, se mece sobre las cabezas del presidente Alberto Fernández y Martín Guzmán.