es
    DE ASUNTOS PÚBLICOS ARGENTINA

    Cepo cambiario y Vicentín: ¿Dos caras de una misma moneda?

    Ayer a última hora se conoció una resolución del Banco Central que simplificó el acceso al mercado de cambio oficial a sectores productivos. El objetivo de la medida es evitar afectar la importación de bienes críticos o intermedios que se utilizan en la producción de bienes finales en el país.

    El pilar de los anuncios de fue elevar de U$D 250.000 a U$D 1 millón el libre acceso directo al Mercado Único y Libre de Cambios para el pago anticipado de importaciones.

    Según informa hoy el diario Ámbito Financiero, la decisión se tomó luego de diálogos entre el presidente de la entidad, Miguel Pesce con distintos sectores productivos, para superar los inconvenientes derivados de la aplicación de la circular 7030. Entre los sectores que concurrieron al Central se destacó el agro y la industria farmacéutica, para ellos la autoridad monetaria permitió la importación de fertilizantes e insumos medicinales (sean medicamentos terminados o insumos para su elaboración), accediendo al mercado oficial de cambios sin autorización previa.

    Un factor fundamental para llegar a esta flexibilización fue la recuperación del 75% de las reservas internacionales que el BCRA había perdido entre abril y mayo, por sucesivas intervenciones de venta de dólares para controlar el mercado cambiario.

    La restricción externa, es decir la dificultad de la economía argentina para generar los dólares que necesita para operar, constituye tal vez el principal problema macroeconómico que debe enfrentar el país desde hace décadas. En este sentido, se ha presentado al polémico proyecto de expropiación de la empresa Vicentín como una solución a este problema. Según argumentan los defensores de la iniciativa, la gestión estatal de la empresa permitiría incorporar una fuente de divisas alternativa que permita al BCRA estabilizar el tipo de cambio.

    Por eso, el cepo cambiario y Vicentín constituyen dos cara de una misma moneda: la restricción externa de la economía argentina. Hasta ahora, distintos gobiernos han ideado numerosas políticas para lidiar, insatisfactoriamente, con esta traba al crecimiento del país. Veremos cómo resulta este nuevo intento.