Desde las 00 horas del día de hoy, el país entero comienza una cuarentena de 15 días de aislamiento, hasta el 31 de marzo. De momento hay unos 128 casos confirmados en Argentina y existen opiniones divididas respecto a cuándo será el pico del COVID-19, barajándose como posibilidad la primera semana de abril o a medidados de ese mes.

Al poco tiempo de su llegada, el coronavirus ha tenido un fuerte impacto de la vida de los argentinos y en la agenda del gobierno. Súbitamente la salud reemplazó a la economía y a la deuda como tema central de discusión, y el propio presidente, Alberto Fernández, debió ponerse a la cabeza de una serie de medidas que, poco a poco, fueron paralizando al país, en aras de la prevención.

Esas escenas trascendidas de trabajo en conjunto han pasado a ilustrar el llamado fin de la grieta, un momento en que la política partidaria parece haber sido dejada de lado en pos de la preservación de la salud pública.

En efecto, una de las imágenes que han caracterizado a los últimos días han sido las reuniones de trabajo conjunto del presidente con Horacio Rodríguez Larreta, Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, en lo que se convirtió en una postal de estos días. En efecto, esas escenas trascendidas de trabajo en conjunto han pasado a ilustrar el llamado fin de la grieta, un momento en que la política partidaria parece haber sido dejada de lado en pos de la preservación de la salud pública.

Comienza así el que será sin duda el período más crítico del gobierno de Alberto Fernández, posiblemente su administración ya no sea recordada por cómo hizo frente a la deuda externa, sino por como enfrentó a la pandemia del COVID-19. Un escenario que, el 10 de diciembre de 2019, hubiera parecido más propio de la ciencia ficción que de la realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *