Como si a la Argentina le faltasen problemas, esta semana el país ha comenzado a atravesar el pánico por el coronavirus (COVID-19). En efecto, la aparición de los primeros casos en el país, presentes en distintas provincias del país, ha puesto a la nueva pandemia global en el centro de la agenda de los medios, la política y la sociedad.

Obligado el gobierno nacional a tomar medidas, el Ministerio de Salud, comandado por Ginés González García, cobra un protagonismo inusitado, difícil de imaginar el 10 de diciembre de 2019.Hoy el ministro del área y funcionarios de su equipo, como Carla Vizzotti, Secretaria de Acceso a la Salud, han desplazado a Martín Guzmán, ministro de economía, del centro de la agenda mediática.

Así las cosas, el presidente Alberto Fernández dio ayer una cadena nacional informando una serie de medidas que ya habían sido dispuestas en los días anteriores por el gobierno nacional. Estas incluyen aislamiento obligatorio para los argentinos recién llegados del extranjero, sanciones para aquellos que no cumplan con esta medida y suspensión de vuelos provenientes de países con riesgo crítico por 30 días.

En medio de la pandemia global, los mercados internacionales se derrumbaron, los bonos de los países emergentes cayeron y el riesgo país escaló. Con el ministro Guzmán fuera del ojo de la tormenta mediática, el gobierno nacional confirmó que la oferta de reestructuración de la deuda se divulgará pronto, aunque teme que haya fondos buitre comprando títulos argentinos, pudiendo trabar el proceso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *