Apenas 10 días después de asumir la presidencia de la Nación, Alberto Fernández lanzó una gran cantidad de medidas económicas, tanto a través de decretos como por medio de proyectos de ley ingresados al Congreso.

Una de las primeras iniciativas fue el Plan Nacional contra el Hambre, anunciada con anterioridad a la asunción presidencial. En los últimos días el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, ha avanzado en la implementación de una tarjeta que transferirá fondos a las familias en situación de vulnerabilidad, y que sólo podrá utilizarse en locales de venta de alimentos a través del débito de fondos, ya que la tarjeta no permite extracción de efectivo. También, el gobierno nacional trabajará en una canasta alimentaria recomendada.

Además el gobierno ha aumentado una serie de impuestos para mejorar las cuentas públicas. A través de un decreto se aumentaron los gravámenes a las exportaciones del complejo agroexportador, principal ingreso de divisas y un contribuyente de ingresos clave para el Estado nacional. El proyecto de Ley de Emergencia Económica prevee aumentos al impuesto de los bienes personales, impuestos a la herencia, a las compras y ahorros en dólares y a la posesión de bienes en el exterior.

De forma complementaria el gobierno nacional dio su consentimiento a las provincias para incumplir los compromisos asumidos en el Pacto Fiscal de 2017, evitando así las rebajas previstas en el impuesto a los ingresos brutos y sellos. En tiempos de Mauricio Macri, se había acordado reducir esos gravámenes a cambio de los recursos que la Nación les aseguró a las provincias a partir de algunas reformas al sistema previsional.

Adicionalmente, en la noche del viernes 13 de diciembre el presidente Alberto Fernández firmó un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) estableciendo la doble indemnización por un período de 180 días para los despidos sin causa, ante la necesidad de detener el agravamiento de la crisis laboral.

En materia de salud los laboratorios acordaron con el gobierno, representado por el Ministro de Salud, Ginés González García, una rebaja del 8% en los precios de los medicamentos, tomando como referencia el precio publicado de venta al público del viernes 6 de diciembre. Además, el acuerdo incluye un congelamiento de precios que estará vigente hasta el 1° de febrero.

Luego en lo referido a jubilaciones el proyecto de ley de Emergencia Económica propone suspender por seis meses la fórmula de movilidad jubilatoria aprobada por el Gobierno de Mauricio Macri en 2017, que actualizaba los haberes de acuerdo con la inflación del semestre anterior. En compensación, el gobierno determinó dos aumentos de $5.000 pesos para los meses de diciembre y enero para aquellos que perciban la jubilación mínima, lo cual redundará en un achatamiento de la pirámide jubilatoria.

Por último hoy mismo, el Estado Nacional anunció mediante un Decreto de Necesidad y Urgencia, el reperfilamiento de todos los pagos de las amortizaciones de las Letras del Tesoro (LETES) en dólares hasta el 31 de agosto del 2020. Esta medida no afecta a las personas humanas y a las provincias, pero si alcanza a las personas jurídicas que representan el 90% de los acreedores. Así, el gobierno postergaría pagos por unos 9000 millones de dólares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *