Argentina transita por estos días las últimas semanas del gobierno de Mauricio Macri. Resta menos de un mes para el traspaso de mando, un hecho que podría pasar a la historia como la primera vez, desde 1928, que un gobierno no peronista concluye su mandato en tiempo y forma, sin golpes, sin entregas anticipadas, ni renuncias.

Ahora bien, ¿cuál es la agenda de esta transición?. Hasta ahora, más allá de las conversaciones privadas y la reunión entre Alberto Fernández y Mauricio Macri, no parece que un proceso ordenado. Por el contrario, el protagonismo que han tomado por estos días el estallido de Chile y la caída de Evo Morales en Bolivia han generado nuevos y mayores cruces entre la administración saliente y la entrante. Quizá el ejemplo más resonante sean las reyertas por la interpretación oficial que da el gobierno argentino a lo sucedido en el país del altiplano, ¿fue un golpe de Estado o un alzamiento popular?

Resta menos de un mes para el traspaso de mando, un hecho que podría pasar a la historia como la primera vez, desde 1928, que un gobierno no peronista concluye su mandato en tiempo y forma, sin golpes, sin entregas anticipadas, ni renuncias.

Mientras tanto,con ambos lados de la grietas discutiendo sin escucharse, las grandes preguntas permanecen sin respuesta. ¿Cómo estará integrado el primer gabinete de Alberto Fernández?, ¿quiénes manejarán las palancas económicas de su gestión?, ¿qué políticas públicas se pondrán en marcha para hacer frente a una economía en crisis?. Interrogantes clave que han pasado a un segundo plano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *