A dos semanas de llegado Hernán Lacunza al Ministerio de Hacienda, Argentina ha reperfilado su deuda a corto plazo, modificando los plazos de pago de capital e intereses, y volvió a imponerse el control de capitales. La imperiosa necesidad de estabilizar el tipo de cambio y preservar las reservas del Banco Central persuadieron al presidente Macri de construir su propia versión del cepo cambiario.

Cinco días después de apelar al control de cambios, el dolar bajó de los $60 y las golpeadas acciones argentinas recuperaron parte del valor perdido en los mercados bursátiles. En medio de esta tensa calma, Mauricio Macri se aferra a su candidatura por la reelección, convencido de que dará la pelea.

Del otro lado del Atlántico, Alberto Fernández viajó a España y Portugal, en una gira internacional como candidato a presidente. Allí se reunió con el presidente Pedro Sánchez, con el primer ministro portugués y, quien sabe, buscó lecciones de la crisis portuguesa para aplicar al país que posiblemente le toque gobernar.

La imperiosa necesidad de estabilizar el tipo de cambio y preservar las reservas del Banco Central persuadieron al presidente Macri de construir su propia versión del cepo cambiario.

En tierras nacionales, el frente social y sindical se presenta adverso. El miércoles organizaciones sociales y de la economía informal coparon la avenida 9 de Julio y se instalaron allí durante un día entero instando al gobierno a declarar la emergencia alimentaria. Al sur, en las tierras patagónicas de Chubut, los docentes se movilizan en reclamo de promesas salariales incumplidas por el gobernador Arzioni.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *