A poco de cumplirse 15 días de las PASO del 11 de Agosto, todo parece haber cambiado en la Argentina. Un gobierno envalentonado, que soñaba con una derrota por escaso margen, ahora aparece en franca retirada y debatiéndose entre quienes sueñan con revertir los resultados en octubre y los que han comenzado a pensar en un macrismo sin Macri.

Mientras tanto Alberto Fernández concentra todas las miradas. Su palisa electoral lo ha convertido en el eje de la política nacional. Frente a un gobierno desgastado, sin programa, sin credibilidad y sin ministro de economía, Alberto se convierte en un interlocutor clave, cuyas opiniones del dólar, las reservas y el rumbo de la economía parecen vitales para la estabilidad del país.

Su palisa electoral lo ha convertido en el eje de la política nacional. Frente a un gobierno desgastado, sin programa, sin credibilidad y sin ministro de economía, Alberto se convierte en un interlocutor clave

En este país, que parece cada vez responderle menos, Mauricio Macri continúa aferrándose a su candidatura presidencial y predica que la reelección es posible. El desempeño de la economía, el abroquelamiento del PJ detrás de Fernández y el realinemiento de la Justicia, medios y actores clave de la economía, parecen desmentirlo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *