Sin duda una de las novedades del proceso electoral del año en curso ha sido la aparición de dos espacios políticos hacia la derecha del espectro ideológico, que buscan captar a los votos de un electorado desencantado con Cambiemos. Se trata por un lado del Frente Nos, que lleva en su boleta presidencial al binomio Juan José Gómez Centurión – Cynthia Hotton y el Frente Despertar, liderado por el siempre polémico economista, José Luis Espert.

Se trata en definitiva de dos fugas de la coalición social que apoyó a Cambiemos en 2015 y 2017, pero que ahora busca otras opciones de representación. A pesar de esto, el sujeto representado por Gómez Centurión y Espert no es el mismo. Mientras que el primero busca captar el voto de los sectores celestes, movilizados desde el año pasado en rechazo a la legalización del aborto, el segundo aspira a representar a aquellos ciudadanos desilusionados con la gestión económica de Mauricio Macri.

José Luis Espert en su acto de lanzamiento de campaña en el microestadio de Ferro.

En números, las encuestas anticipan magros resultados para ambos frentes. Mientras que los sondeos de julio  de Management&Fit han arrojado un 4,7% para Espert y un 1,9% para Gómez Centurión en las PASO, Synopsis prevé un 3,9% para el economista, al tiempo que los votos de Centurión quedan disueltos en la categoría “Votaría a otra fórmula” con un 2,1%.

La urgencia en el armado de campañas y listas, la falta de recursos económicos y de candidatos propios, así como la creciente polarización entre Juntos por el Cambio y el Frente de Todos, dificultan las posibilidades de crecimiento de estos dos espacios.

Dado que el Frente Nos podría no superar el mínimo de 1,5% requerido en las PASO para competir en octubre, es a Espert quien más preocupa a Cambiemos, ya que los votos que se fugan al Frente Despertar podrían inclinar definitivamente la balanza contra la reelección de Mauricio Macri. El discurso del economista, exponente extremo del liberalismo, combina críticas al populismo de Cristina Kirchner con desencanto por el reformismo tibio y fallido del presidente.

Por insólito que parezca, esta amenaza para la continuidad de Cambiemos viene de la mano de un frente que casi no tiene candidatos en las provincias. En efecto, según el registro de la Cámara Nacional Electoral, sólo tiene postulantes a senador y diputado en la Ciudad y a diputado en Córdoba y Santa Fe. Además, luego de que la Justicia Electoral diera de baja toda su lista bonaerense, Espert se ha quedado sin candidatos a gobernador.

La traición de sus aliados, las reiteradas intervenciones de la Justicia y la astucia de los rivales no han cesado de sembrar obstáculos en el camino de José Luis Espert hacia la Casa Rosada. Primero Miguel Ángel Pichetto negoció la incorporación del conservador de Alberto Asseff, cabeza de UNIR, partido asociado al frente de Espert, a la lista de diputados bonaerenses de Juntos por el Cambio, sembrando dudas de la viabilidad de la candidatura del economista al filo del cierre de listas. Luego sus candidatos a la jefatura de gobierno de la Ciudad optaron por renunciar y por último, se conoció la mencionada decisión de la Justicia bonaerense, que dejó al Frente Despertar con boleta corta en el distrito más importante del país.

Por insólito que parezca, esta amenaza para la continuidad de Cambiemos viene de la mano de un frente que casi no tiene candidatos en las provincias.

El salto de José Luis Espert a la política y el armado de su Frente Despertar recuerdan a la Unión de Centro Democrático (UCeDé) de Álvaro Alzogaray en los años ’80. Aquel patriarca del liberalismo argentino supo crecer del 3,6% de los votos en las legislativas de 1985, a 5,65% en las de 1987, alcanzando su apogeo en el 7,1% en las presidenciales de 1989.

Hoy, el añoso partido de Don Álvaro es el principal apoyo del economista y su logo vuelve a verse en actos políticos, como el lanzamiento del candidato presidencial en el microestadio de Ferro. Extraña paradoja la de los seguidores el hombre que llamó a pasar el invierno, ya que al quitarle votos a Cambiemos podrían entronizar el regreso del populismo económico que tanto temen. Otra profesía autocumplida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *