A seis días del cierre de alianzas de cara a las elecciones primarias de agosto, el universo político argentino atraviesa horas decisivas. ¿Qué terminará haciendo Massa?, ¿cuál será el destino de Alternativa Federal?, ¿cómo hará María Eugenia Vidal para garantizar su reelección en la provincia de Buenos Aires? y por último, ¿cuál será el rol de Roberto Lavagna? son algunas de las preguntas que desvelan hoy a los periodistas.

De todo el espectro partidario, el espacio del peronismo alternativo es sin duda el más golpeado tras el anuncio de la fórmula Fernández – Fernández. Con Sergio Massa coqueteando con el kirchnerismo y un Lavagna que no solamente rechazó participar en una primaria, sino que se lanzó oficialmente a la carrera por la presidencia el pasado miércoles, Alternativa Federal parece haberse quedado solamente con Juan Manuel Urtubey como el más instalado de sus candidatos. Sobre esta situación se sinceró por estos días el senador Miguel Ángel Pichetto: “Prácticamente han desintegrado el espacio de Alternativa Federal que hasta había logrado imponer su nombre”. Arremetió también contra Lavagna, de quien dijo “no tiene visión política” y sobre el tigrense aseguró: “Está viendo qué camino tomar, lo cual le agrega incertidumbre a este espacio”.

Mauricio Macri y Juan Manuel Urtubey.

Frente a esto cabe preguntarse dónde está Juan Schiaretti, nuestro gran elector, que tras ser reelecto en Córdoba e iniciar un fallido acercamiento con Roberto Lavagna, parece haber desaparecido de la esfera pública en días clave para la negociación. Circunstancias inoportunas para que un dirigente que podría haber tenido un rol clave en el armado electoral del peronismo no kirchnerista se tome vacaciones. No es seguro que el tren de la historia vuelva a pasar por La Docta.

Mientras tanto en el territorio bonaerense hay actividad por todos los frentes. María Eugenia Vidal ve comprometida su reelección, por lo que apuesta a las listas colectoras en sociedad con Urtubey, en un esfuerzo acompañado desde la Casa Rosada, que no concibe la reelección de Mauricio Macri sin un triunfo en Buenos Aires.

Simultáneamente, en la trinchera opositora Alberto Fernández busca un acuerdo con Sergio Massa. Es posible que el tigrense desista de competir en una primaria presidencial con los Fernández, optando por negociar lugares para su gente en las listas de candidatos a intendentes así como legisladores locales, provinciales y nacionales. Paradójicamente estas negociaciones podrían abrirle un conflicto a Alberto con los intendentes bonaerenses, quienes no fueron consultados al anunciarse la fórmula Kicillof – Magario, y pretenden ser compensados en el armado de las listas. Todavía no fueron llamados por el Instituto Patria.

Resulta paradójico que faltando apenas seis días para la inscripción de alianzas y dos semanas para el cierre de listas haya tanta incertidumbre y tantas cosas estén por definirse. Como si fuera poco, y en el medio de todo este juego táctico, los medios anuncian hoy la intención del gobierno nacional de avanzar en la creación de una moneda común con Brasil, el Peso Real. El realismo mágico de un país del sur.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *