En la última semana cierta ansiedad parece haberse instalado en la Casa Rosada. Una ansiedad que podría ser el resultado de las advertencias de Jaime Durán Barba al presidente Mauricio Macri, Marcos Peña, y al Ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne. De acuerdo al gurú ecuatoriano, la deteriorada economía, que aún no da señales de reanimación, y la grave erosión del salario real, podrían comprometer las posibilidades de reelección de Cambiemos.

Alfredo Cornejo, líder de la UCR, y el presidente Mauricio Macri.

Ante estos oscuros auspicios, el gobierno nacional abandona la prédica de la resignación, y acepta retocar políticas, escuchar a aliados del radicalismo, reconciliarse con referentes distanciados como María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta. El grado de esta apertura será directamente proporcional al riego que corre Macri de no superar la prueba electoral del 2019.

Así las cosas, con el dólar estable, un nuevo desembolso del Fondo, y a la espera de la cosecha, desde el Ministerio de Producción y Trabajo que conduce Dante Sica, se busca lograr un acuerdo de precios que perdure hasta las elecciones, y otras medidas económicas que revitalicen el consumo, como un freno de tarifas y reactivación del crédito. Dichas iniciativas serían anunciadas el próximo miércoles, luego de que el INDEC haga público el dato de inflación de marzo, el cual no bajaría del 3%.

Por otro lado, Martín Lousteau reaparece por los pasillos de la Casa de Gobierno. El ascendente dirigente radical, ya se ha reunido dos veces con el presidente en tan solo seis días, y se ha especulado con la posibilidad de que sea el candidato a la vicepresidencia por Cambiemos, en la expectativa de que contribuya a mejorar las chances electorales de Macri. Gran interrogante se abre en la mente de Lousteau: ¿aceptar una eventual vicepresidencia, o esperar vientos más favorables?

De acuerdo a Jaime Durán Barba, la deteriorada economía, que aún no da señales de reanimación, y la grave erosión del salario real, podrían comprometer las posibilidades de reelección de Cambiemos.

Además, a instancias de Vidal el presidente firmó un decreto eliminando la posibilidad de “listas colectoras” y candidaturas múltiples de cara a las elecciones de octubre. De esta forma el oficialismo busca evitar un eventual acuerdo entre el kirchnerismo y el PJ federal de la provincia de Buenos Aires, que haga peligrar la reelección de la gobernadora, la espada de Macri en el principal distrito del país.

En el campo opositor, el gobernador entrerriano Gustavo Bordet va este domingo a las PASO de su provincia, encabezando un peronismo unido que enfrentará al radicalismo de Cambiemos. Cristina calla y consolida su imagen, al tiempo que pide a la Justicia salir del país rumbo a Cuba para ver a su hija. Por su parte, la negativa de Roberto Lavagna a ir a una interna dentro de Alternativa Federal, insistiendo con la necesidad de un consenso que lo tenga a él como único candidato del espacio, generó roces con Miguel Ángel Pichetto, y Juan Manuel Urtubey en los últimos días.

La oposición que hace su juego y el gobierno, inquieto, consulta con aliados, evalúa nuevas medidas para beneficiar a su base electoral, y escucha a sus referentes provinciales. Es curioso que haya sido necesario el diagnóstico del gurú ecuatoriano para arribar a la conclusión de que, de no atender la situación económica, la posibilidad de perder las elecciones es una posibilidad que asoma en el horizonte de Cambiemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *